Spaceport América, el Mos Eisley de la Tierra

Con 2 millas de largo, Spaceport América se alza como el primer puerto espacial privado con miras a un desarrollo comercial del turismo espacial a escala. El embarcadero se halla en pleno Nuevo México -estado mítico en la jerga conspirativa espacial- y a la luz de los áridos desiertos del sur de los EEUU.

Formando parte de la firma para vuelos suborbitales, Virgin Galactic, creada en septiembre de 2004 por el visionario Richard Branson -o Sir Richard, como le llaman los habitantes de Ávalon- y financiado por el co-fundador de Microsoft, Paul Allen, la empresa ya ha construído en sus astilleros 2 flamantes naves espaciales susceptibles de ser reutilizadas y cuyos nombres -muy originales por cierto- son SpaceShipOne y SpaceShipTwo.

Las SpaceShip's, diseñadas por el ingeniero aeronáutico Burt Rutan (creador del Voyager, primer avión que, sin recarga de combustible ni escalas, dio la vuelta a la Tierra) ya han probado ser en la práctica "accesibles" para todo amante del espacio que desee apreciar la curvatura del planeta, superando la barrera de los 100 km de altura y que separa a los aeronautas de los exploradores del espacio.

El precio de un pasaje es una ganga de apenas USD $200.000 para abordar el SpaceShipTwo, el que te permitirá disfrutar de unos cuantos minutos de ingravidez, la emotiva paz que te infunde apreciar la Tierra y la certeza de haber llegado dónde pocos lo han hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario